Los frutos secos son medicina y salud

Los frutos secos son un alimento mágico y una de las mejores opciones de merienda. Contienen grasas muy saludables para nuestro organismo y además, te dejan satisfecho hasta la siguiente comida. Los frutos secos son ricos en calcio, fibra, vitamina E y te ayudan a reducir el riesgo de problemas cardiovasculares, diabetes, infecciones y muerte prematura en personas que los consumen frecuentemente.

Son considerados el alimento del cerebro ya que contienen L-Carnitina y riboflavonoides dos de los nutrientes claves para mejorar la memoria y reducir la inflamación que causa desórdenes y enfermedades como demencia y alzheimer.

También contienen probióticos que te ayudan a la salud digestiva.

Usar la comida como medicina es muy fácil. Con una pequeña cantidad es suficiente, con tan sólo 20 gr. al día (que es un puño) es más que suficiente para obtener todos estos beneficios.

Se pueden comer crudos, o deshidratados para mejorar la digestión, en mantequillas como de cacahuate, avellanas, almendras o en leches vegetales, lo mejor es que los consumas orgánicos o de proximidad. Son excelentes para preparar pasteles, bizcochos y galletas sin gluten y bajos en carbohidratos.

Para los niños son perfectos, ya que les ayudan a concentrarse mejor en el colegio y están comiendo algo saludable en lugar de alimentos procesados.

No tienes que contar las calorías en ellos ya que las grasas son totalmente saludables y al contrario de engordar, te ayudarán a adelgazar. Eso sí, con moderación. No se trata de comer grandes cantidades durante todo el día.

No todos los frutos secos son iguales, hay que tener mucho ojo. Te recomendamos evitar comer los que están fritos,  con miel, azúcares o sal ya que estos sólo contienen calorías vacías y no te aportan ningún beneficio, al contrario. Es más, normalmente para preparar estos frutos secos los calientan a grandes temperaturas donde se destruyen todas sus propiedades y les añaden conservantes para que no se estropeen.

Así que ya lo sabes, lo primero es saber elegir y después ya solo te queda disfrutar de su sabor y lo mejor de todo… de sus beneficios 😉

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *