La verdad sobre la soja

Hoy te contamos que hay de verdad en todo lo que se dice de la soja. Últimamente hemos escuchado varias hipótesis sobre si es bueno o no consumir soja y esto nos ha inspirado a escribir este post.

  • El consumo de soja no es tan bueno como creemos,  las isoflavonas (estrógenos en la soja) no son nada beneficiosos para tu sistema hormonal.
    Pero la buena noticia es que al fermentar la soja para hacer miso, tempeh o tamari se elimina el ácido fítico y todo lo que pueda representar un problema por su consumo, por lo que estos productos se pueden consumir sin ningún problema, son los únicos que recomendamos y que son saludables. Si no conoces el Tamari, desde aquí te invitamos a probarlo, es perfecto para sashimi, sushi o incluso woks. Una vez te acostumbres, no querrás volver a comprar la salsa de soja habitual 😉
  • La soja es uno de los 8 alimentos más alergénicos que hay. Contiene:
    • Goitrógenos, sustancia que daña la tiroides
    • Ligosacáridos que son azúcares que provocan inflamación y flatulencia
    • Oxalatos que previenen la absorción de calcio y se han relacionado con la formación de piedras en los riñones
    • Fitatos que impiden la absorción de minerales como el zinc, hierro y calcio
  • Las fórmulas para bebés a base de soja tampoco son buena opción ya que contienen ácido fítico y fitoestrógenos. Lo mejor para tu bebé es la leche materna, les aporta importantes beneficios para sus sistema inmunológico.
  • La proteína aislada de soja, la soja texturizada, la leche de soja y el tofu tampoco son buena opción. No son soja fermentada, así que no son recomendables.
  • Una de las razones principales por las que deberías de evitar el consumo de soja se debe a que la gran mayoría es cultivada en  Estados Unidos y es genéticamente modificada, rociada con cantidades letales de herbicida Roundup de Monsanto.

*Así que ya sabes, cuidado con la soja. Es mejor el consumo de leches vegetales como la de almendra, el coco o la avellana que si te aportan nutrientes.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *